Larga vida al Rey


Nunca les ha pasado de ver un mueble y decir " oye pues si le hago esto y lo otro, quedaría genial" pues esto me pasó a mi con este mueble...


Se puede decir que fue un flechazo cuando lo vi y además vi mucho potencial en el. Hace mucho quería tener un aparador o alacena en mi salón donde poner mi vajilla y cristalería ademas de unos bonitos candelabros en navidad. A falta de chimenea, creo que un aparador era otra de las soluciones para darle ese toque personal a mi salón.
Así que comenzó la historia, la búsqueda del mueble perfecto pero se resistió bastante y comprarlo nuevo suponía una inversión de en torno a unos trescientos euros que se  salían del presupuesto, entonces fue cuando busque alternativas y recurrí a paginas de segunda mano y ahí di con el, concretamente en el Marketplace de facebook, una nueva herramienta de esta red social donde la gente sube cosas que quieren vender.






No dude en comprarlo porque me parecíó perfecto en cuanto dimensiones y material, pero es que además su precio era increiblemente económico, como no me iba a arriesgar por veinte euros!!! si si, leíste bien, veinte euros.... por supuesto al día siguiente ya lo tenía en casa, un mueble de madera maciza con unas medida de 1,60 x 40 x 70. Era perfecto!!





En mi cabeza ya tenía todas las ideas para el cambio, necesitaba chalkpaint, tela metálica de gallinero,clavos de carpintero,  unos tiradores, lija y unas brochas y unos tableros laminados de tipo para machimbrado, materiales que conseguí sin ningún problema
Para quien no sepa que el Chalk Paint, es una pintura con textura tiza que se aplica de forma fácil, sencilla y apta para todos los niveles de manitas. 
Me encanta cuando los materiales de bricolaje innovadores permiten lograr resultados extraordinarios incluso al menos manitas de la casa. Y esto sucede con la Chalk Paint. Un tipo de pintura que lo está petando entre amantes del Do It Yourself, la decoración y el hogar, porque...
(¡1!) es facilísimo de aplicar y deja tus muebles y superficies con un aspecto sedoso y una cobertura perfecta. Las marcas de Chalk Paint suelen ofrecerla en tonos pastel, muy indicados para (¡2!) estar al día en tendencia decorativa: encajan de lujo con la influencia nórdica, el aire Shabby Chic, el estilo retro. Es de base acuática, así que (¡3!) olvídate de toxicidades y olores indeseados.
Además, (¡4!) puedes mezclar sus colores, y hasta jugar con pintura acrílica en busca de tonos más personales. La Chalk Paint es una pintura todoterreno(¡5!) no necesita una imprimación previa en superficies ya pintadas. Y encima, no se cuartea.

Aclarado este punto que es el mas importante, ya que la pintura es el principal componente del cambio del mueble pues continuaré enumerando los pasos.
Lo primero que hice fue quitar tiradores y limpiar el mueble y sin lijar ni utilizar ningún tipo de imprimación previa, aplique la primera capa de pintura, pasadas cuatro horas para que secara bien, pase un taco de lija fina para quitar alguna imperfección de marcas de la brocha y di la segunda mano de pintura. Aquí hago un inciso y aclaro que probé también con rodillo pero me gustó mas el acabado con brocha porque le da un toque mas rustico.
A pesar de los oscuro que era el mueble y el barniz que tenía, fue suficiente con dos manos para cubrir bien y ademas quedó una textura fina y mate perfecto.



El siguiente paso y mas complicado era cortar las puertas. Yo quería que fueran huecas, pero dejar las aspas que cruzaban las puerta y colocar detrás la rejilla de gallinero para dejar ver lo que colocase dentro.
Ahí necesite la ayuda de mi chico que me las cortó sin hacer ningún estropicio porque en mis manos las hubiera destrozado, así que pan comido para el, las cortó y dejo las aspas tal y como quería conservarlas.
Ya luego poner la rejilla fue fácil, cortando a la medida de las puertas y sujetándola con unos clavos sin cabeza, especial para carpintería que se doblan con facilidad.



Ahora lo que tocaba era poner las tablas a modo de encimera, quería unos tablones de pino y la mejor opción fue esos que venden en paquetes tipo laminado para forrar paredes. Eran lo sufiecientemente largos para poder ponerlos de una pieza y solo había que unirlos unos con otros y listo, unos puntos de cola de carpintero para fijarla y ya estaba el mueble casi listo, quedaba un detalle fundamental que le diera el toque personal que buscaba, y eso lo conseguiría con unos tiradores...




Tenía claro que los quería de ZaraHome, aunque decidirme no fue cosa fácil, pero a pesar de eso, la elección fue acertada para mi gusto.






Y aquí está el resultado final!! un mueble con carácter y muchas posibilidades, esta fue mi decisión del cambio y estoy muy satisfecha con el resultado
Es la primera vez que me meto en un cambio de esta envergadura pero no será la última, ahora el espíritu Chalkpain se ha apoderado de mi y quiero pintarlo todo jejejeje







Espero que esta publicación te ayude a ver las posibilidades que tiene un mueble con algunos cambios y una inversión asequible. Podemos dar una segunda oportunidad a nuestro moviliario y decir aquello de " larga vida al Rey"


Un saludo para tod@ y nos leemos pronto!!!

ya sabes que espero ver tus DIY y puedes publicarlos en las redes con el hashtags







Comentarios

  1. Me encanta un resultado espectacular. Felicidades por el trabajo.
    Besotes R&I 🗝

    ResponderEliminar
  2. Vaya cambio!!! preciosa te ha quedado, bss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares